Una veintena de colectivos exige la protección del salar de Los Canos en Vera

Casi dos decenas de colectivos de dentro y fuera de Almería, además de muchos vecinos a título particular, unen fuerzas para pedir al Ayuntamiento de Vera y a la Junta de Andalucía un compromiso real y efectivo en favor de la protección del salar de Los Canos. Concretamente, reivindican la catalogación del terreno sobre el que se asienta el humedal como Suelo No Urbanizable de Protección Especial por interés natural y paisajístico. Además, demandan la declaración del mismo como Paraje Natural, incluyéndose con esta figura de protección legal dentro de la Red Natura 2000. Conjuntamente, exigen que en el cartografiado del enclave amparado se incluya su loma central sobre la que planean intenciones de urbanización. Mientras tanto, reclaman la paralización de cualquier proyecto de construcción sobre la zona.

Dicha iniciativa comienza esta semana con el registro formal de sendas solicitudes de petición en el Consistorio Veratense, así como en las Consejerías de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio. Y es que los colectivos Grupo Ecologista Mediterráneo, Asociación Acerobo, Plataforma Acuíferos Vivos, Asociación Buxus, Asociación El Garbancillo, Asociación Graeca, Asociación de Naturalistas del Sureste, Asociación Vecinal Veraplayazul, Ecologistas en Acción Almería, Región Murciana y Melilla (Guelaya), El Árbol de las Piruletas, Grupo Ecologista Andarax, Plataforma Prolitoral, Asociación Promar y Sociedad Española de Ornitología/BirdLife Almería, aunque han valorado muy positivamente y consideran un avance la reciente inclusión del humedal en el Inventario de Humedales de Andalucía, aprecian que ello aún es insuficiente y creen un despropósito la reducción de la superficie amparada en tan solo 57 ha, ya que la extensión real del espacio de gran trascendencia ecológica es superior a 85. Entienden que este hecho contradictorio puede allanar el camino a la principal amenaza que sobre él siempre se ha cernido. La cuestión es que sobre el sector RC2 de suelo urbanizable de Vera (loma y corazón central inmerso en los Canos) hay planificada una desproporcionada construcción con capacidad para unas 7.000 personas, nada menos que casi la mitad de la población actual de todo el municipio. De materializarse, esta urbanización empobrecería sobremanera la enorme biodiversidad del entorno de forma ilimitada.

El salar de los Canos, en su conjunto, es un ambiente natural que actúa como verdadero pulmón verde en el masificado litoral de Vera, el cual es prioritario salvaguardar para el disfrute sostenible de las generaciones venideras de vecinos y turistas. Dado su buen estado de conservación, comprende ambientes de enorme trascendencia ecológica como matorrales mediterráneos y ambientes palustres con una muy elevada productividad y diversidad biológicas, 11 de ellos registrados como Hábitats de Interés Comunitario con interés de conservación, de los cuales cuatro son prioritarios. Entre las especies presentes destacan las clasificadas como amenazadas, primordialmente siete de ellas catalogadas legalmente como “En peligro de extinción”, predominando las que aquí han criado, como la tortuga mora, la garcilla cangrejera, la cerceta pardilla o la malvasía cabeciblanca.

El tejido asociativo que firma la instancia asegura que esta iniciativa será solo el comienzo de una necesaria labor conjunta que tendrá continuidad, ya que las líneas de trabajo planeadas y la interpelación a las Administraciones con competencias serán vitales para conseguir el objetivo final: el de la protección integral de este ecosistema único y aún superviviente en el transformado Levante Almeriense.