Regantes del Almanzora exigen recursos hídricos alternativos tras agotarse el cupo del Tajo-Segura

RegantesAlmanzoracanaltajosegura

Desde el pasado uno de octubre, con el inicio del nuevo año hidrológico, los regantes del Almanzora han dejado de recibir agua procedente del trasvase Tajo-Segura, ya que la escasez de reservas en la cabecera del Tajo hace inviable la cesión de agua para riego a otras cuencas deficitarias. Esta situación pone en grave riesgo el futuro de las cosechas de más de diez mil regantes del Levante almeriense y de la cuenca del Almanzora, que sólo reciben actualmente aportes del trasvase Negratín-Almanzora, a toda luces insuficientes para garantizar la producción agrícola de la zona.

Aunque la siembra de los principales cultivos, como lechuga o brócoli, se hizo con normalidad durante el mes de septiembre, los regantes han dado la voz de alarma ante la falta de recursos hídricos suficientes para garantizar la recolección de la cosecha y mantener los índices de productividad que son habituales en la comarca, que se ha convertido en uno de los principales proveedores de verdura de hoja para el mercado europeo.

Para solventar esta grave situación, la Federación de Regantes de Almería (FERAL) vuelve a hacer un llamamiento al Gobierno de España para que se autorice urgentemente una rebaja excepcional del precio del agua desalada con el objetivo de asegurar la recolección de la cosecha y evitar mermas en la producción a consecuencia de la sequía. Actualmente, el agua desalada tiene precios que oscilan entre los 0,50 y 0,75 euros por metro cúbico, “que son inasumibles para los agricultores si tenemos en cuenta el fuerte incremento que han experimentado los costes de producción y las bajas cotizaciones que habitualmente se obtienen en el mercado”, asegura el presidente de FERAL, José Antonio Fernández, quien recuerda que “Almería debe compartir con Murcia las mismas soluciones y no quedar nunca al margen, ya que es la zona de España donde más caro pagamos el metro cúbico de agua”.

Aunque el agua desalada es la única solución a corto plazo, desde FERAL ya se ha trasladado a las administraciones competentes la necesidad de poner en marcha un plan de interconexión de cuencas para traer hasta Almería agua de riego que no se consume en otras zonas. Es el caso de las aguas embalsadas en la presa de Rules (Granada), que en un 60% de su capacidad almacena recursos que no son necesarios en la costa granadina y que podrían conducirse hasta Almería, al igual que sucede con la masa de agua embalsada en las minas de Alquife, por citar algunos ejemplos cercanos.

La Federación de Regantes de Almería (FERAL) apoya a los regantes murcianos en la petición de crear un gran pacto nacional en la gestión pública del agua, basado en un precio único que elimine agravios territoriales. “No podemos tirar por la borda el trabajo de muchas décadas y condenar al fracaso a miles de familias a causa de una mala planificación de la gestión del agua”, añade José Antonio Fernández, quien advierte de “las consecuencias negativas que tendría para la agricultura almeriense cualquier dificultad para atender los pedidos que ya están comprometidos con las cadenas internacionales de supermercados”.

La extinción del cupo de riego con aguas del Tajo-Segura coincide en el tiempo con la pertinaz sequía que sufre desde hace meses la comarca del Almanzora. Los regantes de la zona expresan públicamente su preocupación por la proliferación de avionetas a las que acusan de generar un efecto “anti-lluvia”. Actualmente, las principales comunidades de regantes del Almanzora estudian secundar la denuncia formal interpuesta por la Federación de Cooperativas de Murcia (FECOAM) para que la Fiscalía investigue la existencia de dichas avionetas.

Autor entrada: Redacción