Refuerzo de la vigilancia contra el furtivismo en la Sierra de los Filabres durante la berrea del ciervo

      Comentarios desactivados en Refuerzo de la vigilancia contra el furtivismo en la Sierra de los Filabres durante la berrea del ciervo
Antonio Martínez junto al dispositivo especial de vigilancia para la berrea.

Antonio Martínez junto al dispositivo especial de vigilancia para la berrea.

El dispositivo se desarrolla en colaboración con el SEPRONA de la Guardia Civil y la Unidad de Policía de la Junta.

La Junta ha puesto en marcha un dispositivo especial de vigilancia en la Sierra de los Filabres para evitar el furtivismo durante la época de la berrea del ciervo. En estas labores de control, que se realizan las veinticuatro horas del día, participan el Servicio de Agentes de Medio Ambiente, un técnico cinegético y tres guardas de caza en coordinación con el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil y la Unidad de Policía de la Junta.

Se ha constatado que en la berrea del ciervo se incrementan los actos de furtivismo. Los cazadores furtivos suelen aprovechar esta época para abatir fácilmente a sus piezas, ya que los animales están en su ciclo de reproducción lo que hace que se agrupen y sean descubiertos con facilidad. Además, los ciervos cuentan con unas cuernas desarrolladas que les dan más valor en el mercado ilegal.

La población de ciervos en Almería ronda los 2000 ejemplares y enclaves como El Chortal (Gérgal), La Orapla (Serón) o Los Barrancones (Bacares) son lugares idóneos para escuchar la berrea o incluso presenciar alguna lucha entre machos. El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, ha afirmado que ‘cada año más turistas de naturaleza quieren ser testigos de este espectáculo en Filabres y son varias las empresas locales que ofertan rutas y excursiones con guías especializados’.

El delegado se ha referido también a la gestión realizada en los últimos años por la Junta de Andalucía en relación con el aprovechamiento cinegético de la Sierra de Los Filabres ‘que se ha convertido en uno de los espacios andaluces más valorados en el contexto nacional e internacional de la caza mayor, una actividad con una importante repercusión económica en la comarca’. Martínez ha precisado que la totalidad de ingresos obtenidos con esta actividad son reinvertidos al medio natural a través de la realización de labores de gestión y vigilancia, mejora de hábitats, arreglos de caminos, siembras y otras actuaciones para la gestión de los espacios acotados.