Nuevo libro del poeta Francisco Javier Fernández Espinosa

“Ojos claros para días oscuros” será publicado por la Editorial Nazarí.

Fernández Espinosa junto a Benjamin Prado durante la pasada Semana de la Poesía de Vera.

En las próximas semanas se pondrá a la venta el nuevo libro del poeta Francisco Javier Fernández Espinosa, quien ya aglutina una docena de libros publicados.

El nuevo poemario gira entorno a la crítica social con un estilo de poesía deshumanizada, empleando un tono grave que pretende provocar la reacción del lector ante las imágenes descritas.

En conjunto, un poemario interesante, curioso, antilírico por momentos y en otros profundamente llamativo por los contrastes que el autor consigue.

La palabra se pone en cuestión. El eco del silencio está presente, la soledad, la literatura, el no saber y la ignorancia del otro: las dudas existenciales que todo poeta parece tener. De hecho, la duda es una poética constante que realiza metamorfosis maravillosas en los textos y los autores que la practican: preguntas, suposiciones, aperturas… sirven para comunicar con lectores que proponen lecturas más cercanas, así que la confirmación y constatación de que somos humanos —tanto el autor como los lectores— está muy presente y se vuelve cómoda la lectura dentro de ese malestar de sabernos hombres, mortales, casi nada.

Hay una crítica social encubierta que ayuda a que el discurso fluya: la mezcla se potencia desde la cercanía que encontramos al unir la imagen de la patera con la noche o los francotiradores con Rilke y Narciso.

Hay como un abandono personal —un olvido de sí, un atravesado recuerdo reventado— que se traslada a lo social: el poemario gana en potencia visual con las imágenes que se hacen —desde el yo poético, claro— personales.

Soñar es denigrarse en esta sociedad, pero el soñador —gran poema— puede ser apaleado o amado, ser el orgulloso explorador del cuerpo amado. Así como el necio jamás contemplará en su interior el aroma de las flores, el calendario no otorgará descanso: la muerte podrá venir pero si ha de llegar que nos coja contemplando la belleza, palpándola o describiendo sus hermosos ropajes.

Hay una constante transgresión del discurso lírico con imágenes oscuras, prosaicas, como las cabinas de teléfonos, los bares, o los entierros: Dora Maar o Kurt Cobain se codean por las páginas del poemario mientras la lencería del pecado (tra)viste a una ciudad de más de un millón de cadáveres según las últimas estadísticas como diría Dámaso Alonso: el autor propone la crisis como materia antipoética y divertida, entretenida y sin miramientos.

De todas maneras, pase lo que pase, volveremos a la ceniza y polvo de donde venimos, así que podemos mezclar la sangre de Lorca para que nos guíe por el camino a Neverland.

El exilio y la memoria aparecen de a poco, como breves destellos de algo fundamental como es la persona, que depende del momento siente más uno que otra, o viceversa: el dolor y desasosiego provocan curiosas mezclas.

El autor

Francisco Javier Fernández Espinosa (Tíjola, Almería, 11/01/1974) De vocación pedagógica e interés por la educación y la formación, cursó estudios de magisterio por la Universidad de Granada. Estrechamente vinculado a la cultura y al desarrollo local, ha trabajado habitualmente en la gestión pública, siendo promotor y dinamizador de importantes iniciativas locales y comarcales, algunas de ellas desarrolladas junto a la Unión Europea o la Unesco. Investigador y escritor, fundó el Instituto de Estudios del Valle del Almanzora junto a la Mancomunidad de Municipios del Almanzora,estando a cargo de su dirección y del diseño y desarrollo de proyectos. Especializado en la gestión de equipos, centros y organizaciones artísticas y culturales por el Instituto Superior de Arte, Técnico Superior de RRHH. Master en Gestión Cultural y Master en Desarrollo Turístico, así como Técnico de Dinamización del Patrimonio, Experto en Desarrollo Local y Posgrado en RSC por la Escuela de Negocios de Barcelona.

Fue uno de los propulsores del llamado “Manifiesto de Urrácal” a favor del desarrollo sociocultural del Almanzora y de la Plataforma “Amigos del Calguerín”. Miembro de la Asociación Histórico-Cultural de Tíjola, Presidente de la Asociación Histórica y Cultural “Villaricos Fenicia Baria” y colaborador activo de la Fundación Kati en Almería. Socio del Centro Unesco en Andalucía. Promotor del Observatorio Sociocultural del Almanzora. Durante 2017 es Responsable del Centro de Arte VillAnita de Cuevas del Almanzora. Coordina la Semana de la Poesía de Vera.

En sus artículos, publicados por Ideal y Diario de Almería, se hace una recopilación de hechos históricos, singularidades, personajes y análisis del Valle del Almanzora.

Autor entrada: Redacción