Por Jose Luis Sánchez Teruel (Secretario General de PSOE Almería).

Con las cifras en la mano, en estos dos años de gobierno del Partido Popular en España en la provincia de Almería se han destruido a día de hoy 14.800 puestos de trabajo, como reflejan los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) dada a conocer esta semana. Rajoy señalaba en estos días que la reforma laboral está dando buenos resultados pero ¿para quién? ¿Para quién se ha ido al paro o para los grandes empresarios que se han ahorrado un dineral con las facilidades de la reforma laboral? Los suyos siempre ganan.

Los datos son demoledores. A final del año pasado Almería tenía 226.400 personas ocupadas, frente a las 241.200 que había cuando el PP entró en el Gobierno, es decir, se han destruido en Almería 14.800 puestos de trabajo, 9.300 en el último año. Además, la tasa de actividad económica de la provincia de Almería, en lugar de recuperarse, también ha caído dos puntos (del 66,12% al 64,21%) durante 2013, lo que pone de relieve que hemos ido a peor y que la recuperación de la que habla el PP solo está en su imaginación. Aquí alguien miente y, a la vista de los hechos, creo que es el Gobierno del Partido Popular quien vuelve a mentir.

Las cifras ponen de manifiesto la diferencia entre la economía real de las familias y la economía de ensueño, que es la que vende el Gobierno de Rajoy a través de datos macroeconómicos que no entiende nadie y que nadie nota en su casa. Con esta Encuesta en la mano, la luz al final del túnel que intenta trasladar el PP es literalmente un cuento. Y lo es también porque los nuevos contratos de trabajo que se hacen son con pocas horas, con sueldos que en muchos casos no superan los 600 u 800 euros, temporales y con jornadas interminables. Esta es la realidad de lo que está ocurriendo: el PP ha convertido el mercado de trabajo en una suerte de empleo de saldo que somete al límite de sus posibilidades a muchas familias que son incapaces de llegar, no ya a final de mes, sino al día 15 de cada mes. Ya no se habla de la cuesta de enero, porque la cuesta se sube a diario durante todo el año y con un enorme sufrimiento.

A estas alturas, es evidente que mientras que las familias no noten que recuperan el empleo, sus derechos y su poder adquisitivo, no habrá recuperación económica real. Se pinten los datos como se pinten o se recite a la gente las fábulas que se quiera, la realidad es que el personal no está para que le cuenten muchos cuentos.