Mujeres de Oria participan en los talleres socioeducativos para la prevención de los trastornos mentales

OriaTallersaludMental

Esta iniciativa forma parte del objetivo de prevención de los trastornos mentales del Plan Integral de Salud Mental de Andalucía.

Una decena de mujeres del municipio de Oria han participado en los talleres de los grupos socioeducativos (GRUSE) organizados por el Área Sanitaria Norte de Almería, a través del centro de atención primaria de la localidad. Esta iniciativa forma parte del objetivo de promoción de salud mental y prevención de los trastornos mentales del Plan Integral de Salud Mental de Andalucía (PISMA).

El objetivo de los GRUSE es mejorar la salud de mujeres adultas que acuden a la consulta en los centros de salud y que necesitan apoyo para enfrentarse a la vida diaria. Se busca “desmedicalizar” lo que no es una enfermedad, modificando la respuesta del individuo gracias al trabajo en grupo, poniendo el énfasis en los “activos” que existen en el entorno para tener el control de las emociones y comportamientos.

Los GRUSE están orientados a mujeres entre 30 y 65 años, sin patología específica de salud mental, con déficit en el apoyo familiar o social que acuden a consulta por quejas inespecíficas o somatizaciones que le generan sufrimiento. Se incluyen a mujeres con complicaciones sociales o personales que actúen como factores de riesgo para un problema de salud mental, o con presencia de acontecimientos vitales estresantes que configuren un claro factor de riesgo en personas vulnerables.

Son grupos de entre 8 y 15 mujeres, que se reúnen en sesiones de hora y media cada semana con un total de ocho sesiones que se realizan en los centros de salud conducidas por un trabajador social.

Se accede al grupo a través de los médicos de atención primaria, que realizan la derivación a la unidad de trabajo social de salud que será el referente y el conductor del grupo, aunque también cabe la posibilidad de acceso por iniciativa propia de la mujer dirigiéndose al propio trabajador social.

Las participantes manifiestan que consiguen resolver mejor sus problemas, tienen mayor autoestima, ganan asertividad y desarrollan nuevas habilidades personales que las ayudan a adaptarse a cada situación y superar las dificultades que antes las aislaban socialmente. En paralelo, se hace un uso más racional de los medicamentos, se mejora la sintomatología y se reducen las visitas tanto a los centros de salud como a las consultas de Salud Mental.

El pasado año, el propio Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad reconoció esta iniciativa andaluza como buena práctica para la prevención de la violencia de género y su detección temprana.

Autor entrada: Redacción