Los socialistas de Huércal-Overa advierten de los problemas en la construcción del Vivero de Empresas por contemplar precios «temerarios».

Tres de las cincos empresas que han licitado ponen de manifiesto que no se puede construir el edificio en el precio establecido por el ayuntamiento.

El expediente de licitación de la construcción del Vivero de Empresas es otro de los episodios surrealistas del equipo de gobierno del Partido Popular en la contratación pública. Después de un concurso del proyecto donde 9 de los 10 arquitectos fueron «calificados» con cero puntos y a pesar de que el Colegio de Arquitectos le advirtió que el presupuesto que contemplaba era claramente insuficiente para construir un edificio con esas características, el equipo de gobierno hizo caso omiso y decidió continuar con un error de bulto en el expediente.

Cuando en el último pleno, el portavoz socialista advirtió de los problemas que iban a surgir en la construcción, por contar con un presupuesto muy inferior al del mercado, la concejal de Economía afirmó que cinco empresas solventes había ofertado. Sin embargo, la realidad es que de las cinco empresas, tres han puesto de manifiesto que la obra no se puede construir con los precios que ha establecido el ayuntamiento. Cuando en este tipo de obras se suelen presentar más de cincuenta empresas, resulta curioso que tan solo hayan licitado cinco empresas y ninguna de ellas sea del municipio.

Las empresas que se presentan a este tipo de ofertas temerarias, son empresas en una situación económica desesperada y no es el primer caso en el que a la primera de cambio paralizan la obra por inviabilidad manifiesta de su construcción.

Los socialistas lamentan el flaco favor que hace el equipo de gobierno al sector de la construcción del municipio, habiendo impedido a todas las constructoras locales ofertar a esta obra por los precios «irrisorios» que contempla.