Los acusados de fabricar “carretillas” ilegalmente son juzgados hoy.

La Audiencia Provincial acoge este martes la vista oral contra cuatro vecinos de Cantoria (Almería) acusados de fabricar sin autorización artefactos pirotécnicos conocidos como ‘carretillas’ y ocasionar un incendio en una fábrica de mármol del municipio durante una de las pruebas de funcionamiento.

L.J.B.C., J.A.G.P., R.P.F. y M.K. se enfrentan en la Sección Tercera a penas individuales de seis años de cárcel como presuntos autores de sendos delitos de fabricación y tenencia de explosivos tipificado en el artículo 568 del Código Penal y al pago de una indemnización, conjunta y solidaria, de 71.766,35 euros al propietario del taller.

Según recoge el escrito de acusación, los acusados adquirieron una cantidad indeterminada de nitrato potásico, azufre y carbón, entre otros materiales, para la fabricación artesanal de pólvora “sin contar” con las autorizaciones legales y reglamentarias establecidas en el reglamento de explosivos.

La intención de los cuatro era presuntamente fabricar con los 130 kilos de pólvora las citadas ‘carretillas’ en el interior de un taller “clandestino” localizado en el cortijo ‘Carmen la Turca’ en el termino municipal de Cantoria de cara a que fuesen detonados en las fiestas patronales de San Antón.

Según el fiscal, estuvieron efectuando pruebas de los mismos en diferentes ocasiones en las inmediaciones de este cortijo pero el 2 de enero de 2009, a las 22,00 horas, buscaron un terreno endurecido o asfaltado próximo al taller.

Una vez lo encontraron, empezaron a explotar las ‘carretillas’ supuestamente “sin adoptar las más indispensables medidas de seguridad” hasta que una de ellas “se coló por la ventana de la habitación de una fábrica de mármoles”. Entró entonces en combustión el “diverso cartonaje” que se encontraba allí y se desencadenó un incendio.

El fuego, según relata el Ministerio Público, se extendió hasta prender el depósito de combustible del compresor y se propagó por la nave hasta llegar al tendido eléctrico y a un camión que se encontraba estacionado en el interior.

En el cortijo utilizado como taller clandestino, los agentes de la Guardia Civil encontraron 130 kilos de pólvora, 28 kilos de nitrato potásico, 32,3 kilos de carbón, 6,4 kilos de granulado de titanio, 10,3 kilos de limaduras de hierro, 6,7 kilos de azufre, 13,7 kilos de tierra arcillosa tipo ‘grea’ y 2.346 carcasas de cartón endurecido.

Autor entrada: Redacción