La recogida abusiva de setas da lugar a 25 denuncias y al decomiso de 300 kilos al inicio de la temporada

La recolecta abusiva de setas y níscalos en los montes de Almería después de que entrara en vigor la regulación por parte de la Junta de Andalucía para preservar una recolecta sostenible ha conllevado durante los primeros días de la temporada un total de 25 denuncias por parte de los agentes de Medio Ambiente, la Unidad de Policía Adscrita de la Junta y la Guardia Civil.

En concreto, según han indicado a Europa Press fuentes del Gobierno andaluz, en los primeros diez días del dispositivo destinado al control de la recogida de setas, se han decomisado unos 300 kilos de hongos que, o bien han sido llevados a centros de beneficencia, o bien se han entregado a un pastor local para el aprovechamiento por el ganado.

La resolución rubricada el pasado 18 de septiembre por parte de la delegada territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta en Almería, Aránzazu Martín, que prohíbe la recogida de más de cinco kilos por persona al día.

Las sanciones, que dependen del precio del mercado de la especie, abarcan desde los 20 euros el kilo hasta un máximo de 600 euros. Entre las actuaciones más destacadas, la Guardia Civil intervino más de 50 kilos de hongos ‘rebollones’ y levantó seis actas de infracción en el municipio de Sierro.

Aunque las condiciones meteorológicas de este año «no son ni mucho menos las más favorables» a diferencia de lo ocurrido en años anteriores, las primeras semanas del otoño ya permitió detectar la presencia de setas en las sierras almerienses, especialmente en la Sierra de los Filabres que acogió la mayoría de precipitaciones de la ‘gota fría’.

Durante la pasada temporada fueron un total de 179 el número de denucias que se interpusieron por la recogida ilegal de setas. Tan solo en el primer mes se iniciaron 35 expedientes sancionadores por la recolección ilegal de más de 4.000 kilos de setas y níscalos, principalmente en la Sierras de Los Filabres y Sierra Nevada, por parte de grupos organizados.

CINCO KILOS POR PERSONA Y DÍA

El Gobierno andaluz ha autorizado hasta finales de mayo de 2020 la recogida de pequeñas cantidades de setas en los terrenos forestales de sin autorización expresa de la Junta, aunque bajo determinadas condiciones.

Así, las setas recolectadas deben ser para autoconsumo, por lo que no podrán superar los cinco kilogramos de peso por persona y día. Dicha recogida no conllevará alteración de la capa superficial del suelo, de modo que se prohíbe expresamente el empleo de herramientas como rastrillos, escardillas, azadas u otros utensilios que remuevan el mantillo «produciendo daños en el micelio de los hongos, lo que puede impedir la aparición de nuevos ejemplares en el futuro».

No se permite la recolección de setas inmaduras al tiempo que deberán respetarse las no comestibles, las que no se conozcan o no vayan a recolectarse por estar en mal estado o pasadas, puesto que «todas ellas desempeñan una útil función ecológica», según indica la Administración autonómica en la resolución publicada este jueves en BOJA.

También se prohíbe la recogida de setas en horas sin luz, de modo que, en consecuencia no está permitido el empleo de linternas ni otras fuentes de luz artificial. Para las recolectas, se utilizarán cestas u otros elementos de transporte que permitan la aireación y dispersión de las esporas.

La recogida será gratuita en los montes públicos almerienses pertenecientes a la comunidad autónoma de Andalucía y no requerirá autorización salvo que expresamente se advierta de lo contrario o vaya a celebrarse próximamente batida o montería. En los montes públicos pertenecientes a ayuntamientos será también de aplicación las disposiciones municipales mientras que en los terrenos particulares la recogida precisará la autorización de sus propietarios.

A los montes públicos con aprovechamientos o cotos micológicos autorizados, no les será de aplicación esta resolución, rigiéndose por su normativa específica. Los aprovechamientos dentro de los espacios protegidos les será además de aplicación lo dispuesto en su normativa específica.

Como medio de prevención, tampoco está permitida la circulación de vehículos campo a través, perturbar a la fauna con ruidos o aproximaciones, ni abandonar residuos en el monte. El incumplimiento de este condicionado constituirá una infracción administrativa que dará lugar a la apertura del correspondiente expediente sancionador y al decomiso de las setas recolectadas.

Logopit_1525285090497