La principal alternativa para evacuar los restos radioactivos de Palomares es Cartagena

Bidones rellenos de tierra contaminada retirados por EEUU
Bidones rellenos de tierra contaminada retirados por EEUU

El Gobierno de España y el de Estados Unidos avanzaron en sus negociaciones bilaterales para dar carpetazo a la descontaminación de Palomares (Cuevas del Almanzora) cincuenta años después del accidente aéreo que provocó la caída de cuatro bombas nucleares sobre suelo almeriense, dos de las cuales liberaron carga radiactiva.

Este miércoles, en Madrid, el nuevo subsecretario de Estado adjunto para Europa y la UE del Departamento de Estado estadounidense, Conrad Tribble, mantuvo consultas bilaterales con representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación en las que la cuestión de Palomares fue el eje primordial. “La visita del subsecretario de Estado adjunto Tribble ha servido para discutir diversas cuestiones técnicas”, apuntó el departamento diplomático español tras el encuentro.

Se llegó incluso más allá en la materia concreta de Palomares. Según el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ambas representaciones diplomáticas pactaron la creación de una comisión mixta con miembros del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas español (Ciemat) y del Departamento de Energía norteamericano con la finalidad de pactar definitivamente las condiciones en las que se producirá la evacuación de la tierra contaminada por plutonio y americio en la costa almeriense.

Entre los temas a discutir por esta comisión estará, principalmente, en qué tipo de contenedores se aislará la tierra radiactiva, cómo se medirá su contaminación, qué vías de comunicación se utilizarán para su traslado, qué medidas preventivas se tomarán para asegurar en todo momento a la población y cuál será el puerto a través del cual Estados Unidos embarcará la tierra contaminada hacia el Sitio de Seguridad Nacional en Nevada, en territorio norteamericano. “Lo más probable, por cuestiones de seguridad, es que se evacúe a través de la zona militar del Puerto de Cartagena”, ha dicho Hernando.

En principio, y una vez se pacten las condiciones definitivas, el material radiactivo sería empaquetado y aislado y después recluido en contenedores impermeabilizados que se encaminarían, en camión, hacia los muelles cartageneros. Para ello no se construiría una vía alternativa de nueva creación, como se barajó en un primer momento, sino que se utilizarían las carreteras actualmente en servicio, probablemente la autopista Cartagena-Vera.

Todo ello “con todas las garantías, para preservar la seguridad de la ciudadanía”, tranquilizó Hernando. Las negociaciones técnicas comenzarán de forma inminente. Y con ellas sobre la mesa permitirán conocer el coste total de la operación y se negociaría el documento diplomático definitivo y vinculante según el cuál ambos estados se repartirían el coste de la operación.

Cabe recordar que hace tan solo cinco meses, el ministro de Asuntos Exteriores (ahora en funciones), José Manuel García Margallo y el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, firmaron una declaración de intenciones para la limpieza del suelo contaminado de la localidad y trasladar la tierra radioactiva a Estado Unidos, con el objetivo de “reparar un error que se cometió hace 50 años”, aseguró Margallo. Se ‘rompía el hielo’ entre los países en un asunto en el que EE. UU. nunca quiso comprometerse, el de llevarse ‘los tiestos rotos’, por no crear un precedente con otros accidentes ocasionados en otras partes del mundo.

El acuerdo hablaba de “cooperar para trasladar a EE UU la tierra contaminada de Palomares en un programa para una mayor rehabilitación del entorno del accidente radiactivo en las proximidades de Palomares”, para lo cual tienen previsto “negociar, tan pronto como sea posible, un acuerdo para determinar las actividades, funciones y responsabilidades precisas de ambos participantes para ejecutar el proyecto de rehabilitación y depósito”. En este ámbito se enmarcaría el acuerdo de este miércoles para alumbrar la comisión técnica mixta entre departamentos nucleares de ambos estados.

Sin embargo, todo dependerá de la “disponibilidad de fondos, personal y otros recursos” y “no supone la creación de obligación jurídicamente vinculante alguna entre los participantes”. El futuro acuerdo vinculante quedaría pendiente de esta nueva solución técnica que pasaría, inicialmente, por la evacuación del material radiactivo desde la ciudad de Cartagena.

Fuente: Agencias.

Autor entrada: Redacción