La Junta no autorizará las quemas agrícolas en terrenos forestales ni en sus zonas de influencia a partir del 1 de mayo.

INFOCAFuego

 

La Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio no concederá autorizaciones para quemas agrícolas en terrenos forestales y en su zona de influencia a partir del próximo 1 de mayo. El objetivo de esta medida, que ha sido comunicada a través de una carta a los ayuntamientos, es reducir el riesgo de incendios forestales originados por la quema de podas y rastrojos, una actividad que, unida al déficit hídrico acumulado por la escasez de precipitaciones, incrementa las posibilidades de generar incendios y la virulencia en su propagación.

Entre octubre y marzo, se han registrado un total de 54 incendios, un 35,48 por ciento más que la media de 39,8 incendios registrada en ese mismo periodo entre los años 2008 y 2015. Como en ejercicios anteriores, las causas más frecuentes de los siniestros que se han producido en estos meses de riesgo medio y bajo han sido las negligencias en actividades agrícolas y ganaderas.

Las condiciones meteorológicas adversas, marcadas por la escasez de precipitaciones, temperaturas superiores a la media y episodios frecuentes de vientos secos y fuertes de componente oeste aumenta el riesgo de incendios forestales derivados de quemas agrícolas. Las previsiones apuntan a que esta situación se mantendrá en los próximos meses. Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), durante el trimestre de abril, mayo y junio la temperatura en el sureste peninsular alcanzará valores superiores a los normales y las probabilidades de precipitaciones serán inferiores a la media.

‘Hemos comunicado a los ayuntamientos la evolución ascendente del número de incendios forestales en la época de medio y bajo riesgo, la situación meteorológica y las previsiones de primavera y les hemos pedido su colaboración para que informen a sus vecinos sobre los peligros de las quemas agrícolas y la necesidad de cumplir con las medidas preventivas para realizarlas con seguridad que se indican en las autorizaciones administrativas obligatorias que dejarán de concederse en mayo’, ha señalado el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez.

Medidas preventivas

Hasta el 1 de mayo, las quemas – que deben ser previamente autorizadas por la Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio -, únicamente se podrán ejecutar en condiciones meteorológicas favorables y tendrán que ser suspendidas cuando supongan un riesgo de incendio. Las quemas agrícolas autorizadas se realizan en el horario comprendido entre el amanecer y las 14.00 horas, en ausencia de viento y vigilando la zona quemada hasta su completa extinción. Las pilas de quema tienen que situarse en el centro de la parcela, en la zona más alejada del monte o de parcelas colindantes con vegetación.

Martínez ha señalado que ‘mientras el número de intervenciones del Plan Infoca durante la campaña de extinción, que se extiende de junio a septiembre, se mantiene estable durante los últimos ejercicios, las realizadas fuera de este período de máximo riesgo muestran un tendencia ascendente, de forma que en siete años prácticamente se han duplicado’.

Los fuegos derivados de quemas de podas y rastrojos que se llevan a cabo sin medidas preventivas o en condiciones poco favorables están en el origen de estos incendios forestales fuera del periodo de máximo de riesgo. Para evitarlos, la Junta pide la colaboración de los agricultores y propietarios de explotaciones agrícolas. El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio insiste en que ‘los incumplimientos de las normas en las quemas agrícolas pueden tener graves consecuencias sobre la seguridad e integridad de los ciudadanos y del patrimonio natural’.

‘Es necesario cumplir escrupulosamente las medidas preventivas a la hora de utilizar fuego en labores agrícolas y evitar cualquier actividad que pueda llevar a situaciones de peligro como las que genera un incendio forestal’, ha recalcado Antonio Martínez.

Autor entrada: Redacción