El delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, José Manuel Ortiz, ha entregado al alcalde de Huércal-Overa, Domingo Fernández, el ‘Punto Limpio’ de recogida selectiva de residuos urbanos, que ha ejecutado la Junta de Andalucía y que a partir de ahora pasa a ser de titularidad municipal.

El ‘Punto Limpio’, construido en el polígono Parias (parcela 158), facilitará a los vecinos la entrega de residuos urbanos, de manera que dichos residuos puedan ser reciclados, reutilizados o valorizados.

En el ‘Punto Limpio’ se podrán depositar maderas y mobiliario, residuos de la construcción procedentes de obras menores, aceites usados, pilas agotadas, residuos de fotografía, baterías usadas, electrodomésticos, así como otros residuos peligrosos generados en los hogares. Para la recogida de residuos voluminosos se han instalado cuatro contenedores con capacidad para 30 metros cúbicos cada uno, y un contenedor para la recogida de escombros, de 12 metros cúbicos.

Esta infraestructura, con una inversión total de 387.000 euros –cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional-, ha sido realizada por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, dentro del Plan de Gestión de Residuos Urbanos de Andalucía

De uso gratuito

Un ‘Punto Limpio’ es una instalación municipal adecuadamente equipada para la recepción y almacenamiento temporal de ciertos residuos generados en el ámbito doméstico. Solo deben ser admitidos residuos generados por particulares (se prohíbe la entrada de residuos de origen industrial) y es gratuito para los usuarios particulares que depositen residuos domiciliarios admisibles en estas instalaciones. Estas instalaciones son complementarias a la recogida domiciliaria de voluminosos que algunos ayuntamientos ponen a disposición del ciudadano. Un ‘Punto Limpio’ no genera olores -ya que no es una instalación donde se deposite materia orgánica-, ni emisiones ni vertidos de ningún tipo.

La normativa comunitaria impone la obligación de tratar adecuadamente los residuos, por lo que es necesario la implantación de instalaciones de tratamiento o de recuperación de los productos reutilizables; así como de puntos limpios, plantas de transferencia y centros de acondicionamiento.

Por su parte, la Ley autonómica de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental tiene como prioridad la reducción de la producción de los residuos en origen, la reutilización y el reciclaje. “El destino final de las basuras deberá orientarse a su valorización, fomentando la recuperación de los materiales y depositando los residuos en vertederos cuando no existan otras alternativas viables”, según ha destacado, José Manuel Ortiz.