Empleados de Calar Alto confían en que el comité ejecutivo reconsidere el “drástico recorte” del observatorio.

Los empleados del centro astronómico hispano-alemán (CAHA) de Calar Alto se han concentrado este miércoles frente a la sede social de la entidad durante la última jornada de huelga que han protagonizado durante una semana contra los recortes aplicados por CSIC y Max Planck en el centro sobre el 60 por ciento del presupuesto, de forma que tras las protestas esperan que el comité ejecutivo reconsidere en su próxima reunión en “drástico recorte” del observatorio.

Así lo ha trasladado en declaraciones a los medios el jefe del departamento de Astronomía y responsable de comunicación del CAHA, David Galadí, quien ha apuntado que en los próximos días está prevista la reunión de los comités adicionales creados por la entidad –entre ellos la del comité económico– para analizar el impacto de la merma en el presupuesto.

En esta línea, los trabajadores esperan que los comités implicados en la operatividad del observatorio más destacado de Europa continental permitan ampliar el presupuesto de 1,6 millones de euros anuales fijado hasta 2018 por el comité ejecutivo. “Estamos dispuestos a considerar recortes, pero no letales”, ha apuntado Galadí, quien ha recordado que anteriormente el centro contaba con unos cuatro millones de presupuesto anual.

Así, han abogado por tender a “optimizar” el dinero que se invierte en la instalación en lugar tratar de “liquidarla”; un aspecto que dan por supuesto si se no se eliminan las restricciones a las cuentas, que este año son de 2,2 millones de euros.

Igualmente, Galadí ha defendido que los recortes no sólo afectan a los salarios de los trabajadores que están “por debajo de la media de cualquier observatorio del mundo”. En este sentido, uno de los doctores en astrofísica “que pasa la mitad de su vida fuera de su casa y trabajando además de noche” ha afirmado que él mismo cobra unos 1.700 euros mensuales.

El jefe de Astronomía del CAHA se ha mostrado así contrario a las palabras del subdelegado de Gobierno en Almería, Andrés García Lorca, quien abogaba por ajustes en los sueldos y se mostraba conforme con el presupuesto de 1,6 millones de euros anuales para el centro, ya que permitía el funcionamiento científico-técnico del centro con cantidades “suficientes” para el “mantenimiento de la estructura”.

“DAÑOS” A LA CAPACIDAD PRODUCTIVA

Galadí también ha rechazado este planteamiento y ha incidido en que los recortes ya han “dañado” la capacidad de producción de datos para la investigación científica de Calar Alto puesto que, tras la no renovación de una de sus empleadas, hay “noches en las que no se están produciendo observaciones”. “Hasta ahora se está provocando que produzcamos menos datos en contra de nuestra voluntad”, ha apuntado el investigador.

Pese a esto, el portavoz del observatorio ha asegurado que los empleados se sienten “respaldados” por partidos políticos, sindicatos, universidades e instituciones a todos los niveles excepto por quienes “tomas las decisiones”, con lo que ha señalado directamente a CSIC y Max Planck como “los únicos que están en contra” de lo proponen los trabajadores.

Al grito de ‘CSIC, Max Planck, cambiad ya vuestro plan’, más de medio de centenar de empleados acompañados por aficionados a la astronomía y representantes políticos del PSOE se han manifestado durante una hora en la última jornada de huelga. Los trabajadores volverán a su puesto de trabajo este jueves tras la salida del sol.

Autor entrada: Redacción