El pantano de Cuevas contenía a finales de agosto un 19,6% menos de agua que el año pasado.

En los once primeros meses del año hidrológico, la presa del Almanzora ha recibido 8,1 hectómetros cúbicos de los trasvases.

El pantano de Cuevas del Almanzora contenía el pasado 31 de agosto 22,24 hectómetros cúbicos, lo que supone un 13,8% de la capacidad teórica de embalse, que es de 160 hectómetros cúbicos. Este volumen representa un ligero incremento en relación a las reservas de la presa el 31 de julio (21,8 hectómetros cúbicos), aumento que se debe a las aportaciones de agua de los trasvases de otras cuencas hidrolólgicas. No obstante, un año antes -el 31 de agosto de 2013-, el pantano contenía un supone un 19,6% más (27,6 hectómetros cúbicos), según los datos registrados por la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.

La práctica ausencia de lluvias en la cuenca explica este descenso de las reservas del principal embalse de la provincia, que entre octubre de 2013 y agosto de 2014 ha recibido 1,4 hectómetros cúbicos de agua de aportaciones propias de la cuenca del río, frente a los 1,5 hectómetros del mismo periodo del año hidrológico anterior.

Las principales aportaciones de agua recibidas por el embalse proceden de los trasvases desde otras cuencas (la del Guadalquivir y la del Tajo). Entre octubre de 2013 y agosto de 2014, el pantano ha recibido la transferencia de 8,16 hectómetros cúbicos, frente a los 11,4 del ejercicio anterior.

Por otra parte, en los once primeros meses del año hidrológico, el embalse de Cuevas del Almanzora ha cedido 10,8 hectómetros cúbicos, casi la mitad que en el periodo de referencia (20,1 hectómetros cúbicos). De estas salidas de agua, 8,5 hectómetros cúbicos han sido para el riego de cultivos de la comarca (casi 5 menos que el año anterior), y casi 2,3 hectómetros cúbicos para abastecimiento urbano (frente a los 6,7 del año hidrológico anterior).

El delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, José Manuel Ortiz, valora la aportación de agua de los trasvases para garantizar el abastecimiento y el riego agrícola del Almanzora en un año de sequía, y destaca las obras de reposición de las conducciones de los trasvases que ha realizado la Consejería de Medio Ambiente (las tuberías fueron inutilizadas por las inundaciones de septiembre de 2012), ya que gracias a dichas infraestructuras hidráulicas ejecutadas en un tiempo récord, es posible aprovechar al máximo los envíos que se reciben desde los trasvases Negratín-Almanzora y Tajo-Segura”.