El Gobierno admite retraso en la solución prometida por Clinton y afirma que Rajoy no abordará el tema con Obama.

La actual administración estatal de EEUU está pendiente de recibir un informe elaborado por varios de sus departamentos antes de decidir qué harán con la tierra contaminada con plutonio que permanece en Palomares (Almería), donde cayeron cuatro bombas nucleares cuando dos aviones de la Fuerza Aérea norteamericana chocaron en 1966.
Así lo asegura el Gobierno español en una reciente respuesta parlamentaria al diputado del PSOE Alex Sáez, a la que ha tenido acceso Europa Press. La contaminación de Palomares es uno de los pocos contenciosos que España mantiene con EEUU, pero el equipo del presidente Mariano Rajoy no tiene intención, en principio, de ponerlo sobre la mesa en su visita a la Casa Blanca hoy 13 de enero, han informado fuentes gubernamentales a Europa Press.

Casi dos años después de que la entonces secretaria norteamericana de Estado, Hillary Clinton, prometiera a su colega español, José Manuel García-Margallo, que “pronto” tendría buenas noticias sobre la petición española para que EEUU limpie la zona, el Ejecutivo de Mariano Rajoy reconoce que la “coyuntura política” en EEUU –con unas elecciones presidenciales entre medias– ha “paralizado” el proceso.
“La dinámina electoral estadounidense –hubo comicios presidenciales y legislativos en noviembre de 2012– y la decisión de la Sra. Clinton de no continuar en el cargo dificultaron la toma de una decisión definitiva por parte de la Administración estadounidense”, justifica el Gobierno.

Tras las elecciones “comenzaron a nombrarse los nuevos altos cargos y a formarse los nuevos equipos en los diferentes Departamentos estadounidenses con competencia en la materia (Estado, Defensa, Energía y Consejo de Seguridad Nacional)”, proceso que también se ha visto “entorpecido en varias ocasiones por el retraso en el Senado de diversos nombramientos ministeriales claves para la resolución de este asunto”, continúa el Ejecutivo en su respuesta.
“Un equipo ´interagencias´ compuesto por los Departamentos antes señalados es el encargado de elaborar un informe sobre el que la Administración estadounidense habrá de tomar una decisión final. La coyuntura política más arriba escrita ha paralizado durantes meses dicho equipo”, precisa el Gobierno.
En todo este tiempo, sin embargo, el Ejecutivo asegura haber seguido planteando esta cuestión “a todos los niveles competentes en Washington, con el objetivo de hacer avanzar el muy laborioso proceso de coordinación interagencia estadounidense”.

(Europa Press)