El director de Calar Alto presenta su renuncia “condicionada al presupuesto” del centro.

“NO SÉ GESTIONAR CON ESE PRESUPUESTO”.

El director del Centro Astronómico Hispano-Alemán (CAHA) de Calar Alto, José María Quintana, ha presentado su renuncia a continuar en el cargo que ocupa desde junio del pasado año a causa del presupuesto destinado a la entidad para este año que contempla un gasto anual de 1,6 millones de euros corregido hasta los 2,2 millones de euros a partir de remanentes que manejaba el centro.

“Mi renuncia está condicionada al presupuesto. Yo no sé gestionar con ese presupuesto”, ha explicado Quintana tras confirmar que hizo constar su renuncia el pasado mes de enero poco después de la aprobación de las cuentas para este ejercicio con las que, según ha recordado, ya expresó su “disconformidad”.

Quintana, quien tomó posesión del cargo el pasado verano tras la renovación de la adenda por la que se acordó una reducción del presupuesto del observatorio hasta 2018, ha explicado que él mismo elaboró un presupuesto “razonable” para el presente ejercicio que fue “rechazado y sustituido por otro consensuado antes” de su incorporación al cargo entre el CSIC y la sociedad alemana Max Planck.

Así, el científico ha destacado la “dificultad” que supone la gestión del mayor observatorio astronómico continental de Europa con una presupuesto de estas características. “No soy capaz de sacarlo con ese presupuesto. Lo quieren exprimir como un limón y aún así no puedo hacerlo”, ha asegurado el aún director del CAHA.

Fuentes del CSIC han confirmado a Europa Press que Quitana había dado a conocer su decisión de abandonar la dirección del centro astronómico, de forma que se está en un proceso de búsqueda de candidato que podría dar sus frutos en un plazo aproximado de dos meses.

Las últimas pretensiones de los socios del CAHA pasan por que el observatorio sea capaz de producir nuevos recursos económicos con los que financiar su mantenimiento, ya que las previsiones en materia de disponibilidad presupuestaria para los próximos años son “poco alentadoras” y pesarían sobre unas cuentas ya mermadas, según reconocían ante Quintana

La propuesta de partida consensuada a principios de este año consistiría en poner precio a actividades que ya se realizan en el observatorio y añadir nuevos servicios, si bien aún hay que establecer qué propuestas serían susceptibles de formar parte de este modelo.

(Europa Press)

Autor entrada: Redacción