El Ayuntamiento de Cuevas tendrá que devolver 125.000 euros a una empresa por la demora en tramitar una licencia.

El Despacho Martínez-EchevarríaAbogados acaba de lograr una sentencia novedosa en el ámbito de la administración pública, ya que el Ayuntamiento de Cuevas de Almanzora tendrá que devolver una tasa que cobró “indebidamente” por tramitar una licencia de obra.

El Ayuntamiento cobró 125.000 euros correspondientes a una tasa de licencia de obra solicitada por una empresa promotora para iniciar un proyecto de viviendas. El trámite de la mencionada licencia, que normalmente se extiende por el plazo de un mes, no se resolvió una vez pasaron 17 meses,momento en el cual los promotores ya no podían contar con la financiación bancaria necesaria para el proyecto.

Al retrasarse tanto en el tiempo la resolución municipal, los empresarios entienden que han tenido un grave perjuicio, al no poder continuar con la inversión, convirtiéndose este cobro en “indebido”. La ley vigente prevé que este tipo de devoluciones de cobros indebidos prescriben a los cuatro años, por lo que los argumentos jurídicos de Martínez Echevarría Abogados se han basado en fijar la fecha desde la que se considera que el cobro es indebido; demostrándose que está dentro de los cuatros años anteriores a la interposición de la demanda.

En este caso, el cobro se declara indebido en el mismo momento en que se da por fracasada la promoción de viviendas

El juzgado ha dictado una sentencia que obliga a la devolución de los 125.000 euros que desembolsaron para el trámite de la licencia, además de intereses por los años ya transcurridos y las costas procesales. Una sentencia ejemplar que avisa a las administraciones de las consecuencias de sus gestiones ineficaces y de la necesidad de excluir motivos como los políticos de procedimientos administrativos de interés como este.

El socio del Despacho Martínez-Echevarría encargado del caso, José María Díaz, ha comentado que “no se explica como un procedimiento administrativo se puede alargar tanto, impidiendo la construcción de viviendas necesarias para el municipio, y causando un perjuicio a un empresario dispuesto a invertir para crear riqueza en la zona”.