COAG solicita declarar ‘zona catastrófica’ el norte de Almería a causa de la sequía extrema.

General

Las comarcas de Los Vélez, Valle de Almanzora, Los Filabres-Tabernas, la Alpujarra almeriense y el Levante registran desde el mes de septiembre las cotas más bajas de precipitaciones de los últimos 150 años.

Los productores y ganaderos del norte de Almería se encuentran al borde del abismo por la extrema sequía que azota zonas como las comarcas de Los Vélez, Valle de Almanzora, Los Filabres-Tabernas, la Alpujarra almeriense y el Levante almeriense. “La zona norte de Almería está registrando desde septiembre las cotas más bajas de lluvia de los últimos 150 años. Son datos muy alarmantes y las Administraciones regional y central deben actuar de forma inmediata. Los agricultores y ganaderos de estas zonas están desesperados porque ven cómo están perdiendo su medio de vida sin que nadie les ayude a mantenerlo. Es por ello que reclamamos a la Junta de Andalucía y al Gobierno central que se estudie de forma inmediata la posibilidad de declarar ‘zona catastrófica’ los municipios afectados”, sostienen desde COAG Almería.

Frutos secos, cereal y ganadería en peligro

Según explica Juan Pérez, Responsable de Frutos Secos de la Organización Agraria, “se ha perdido prácticamente la totalidad del cultivo de cereal. Estamos hablando de que sólo en la provincia de Almería se han perdido en torno a 18.000 hectáreas. En el caso de los almendros hemos perdido la mitad de la cosecha prevista. Si lloviera algo en mayo o junio todavía podríamos recoger algo pero no hay previsiones. Además, la situación se puede volver más grave, ya que si no llueve en verano se podrían perder en torno al 50% de los árboles”. La complicada situación está provocando que “algunos productores estén regando en secano con cubas para intentar salvar algo de la cosecha pero si no se produce un milagro meteorológico el 70-80% de la cosecha de frutos secos también está abocada a perderse”.

Situación similar viven los ganaderos almerienses quienes están viendo ante la falta de lluvia que no hay pastos para alimentar a los animales. “La sequía nos tiene peor que mal. Aquí no cae ni una gota de agua y estamos agotados. Ahora mismo todo el alimento de los animales lo tenemos que comprar, y con el dinero por delante siempre, pero estamos asfixiados y no sabemos qué camino vamos a tomar”, comenta Juan Pedro Miravete, Responsable de Ganadería de COAG Almería quien recalca que “se nos acaba el dinero y con los borregos ya que no tenemos para pagar todos los piensos, cebada, paja y demás complementos que necesitamos para alimentar el ganado. Si continúa la sequía necesitaremos, además, que la Junta de Andalucía nos traslade cubas de agua hasta las explotaciones ganaderas”.

Para Miravete es vital que “lleguen ayudas porque no podemos dejar que se mueran los animales. A esto hay que buscarle una solución y ya no está nuestra mano. Es muy triste comprobar cómo hay ganaderos que están teniendo que recortar el alimento a los animales porque no tienen dinero para comprar. El ganado está cada vez más estropeado y tiene menos carne”, relata con preocupación.

Para ambos responsables esta situación se va a recrudecer porque “cuando apriete el calor en verano esto va a ser catastrófico”.

Explotaciones en juego

La Organización Agraria entiende que la zona norte de Almería está viviendo una situación excepcional y preocupante y es por ello que las Administraciones deberían de catalogar la zona como catastrófica cuando antes y se publiquen “ayudas para la replantación con el fin de que los agricultores de frutos secos y cereal puedan recuperar la capacidad productiva, y ayudas para los ganaderos que ya no pueden alimentar al ganado de ninguna forma con pastos al no haber por culpa de la sequía. Asimismo, de declararse zona catastrófica los agricultores y ganaderos necesitan que se pongan en marcha créditos bonificados, la exención y devolución de los costes de la seguridad social y del IBI, entre otras ayudas”.

La declaración de puesta en marcha de créditos bonificados, los costes de seguridad social de productores y ganaderos, la devolución del IBI, entre otras ayudas.

COAG Almería cree que si Junta de Andalucía y Gobierno no actúan es muy complicado que puedan subsistir estas explotaciones agrarias por sí solas. “Si no hacen nada para remediarlo la rentabilidad y el futuro de estas explotaciones está en juego, algo que influirá en el despoblamiento de las zonas rurales y en el mantenimiento y sostenibilidad del medio rural”, concluyen.