Urracal naturalmente
Publicidad

El Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) ha trasladado a la pedanía de Palomares, en Cuevas del Almanzora, casi seis toneladas de material radioactivo desde el año 2011 y que permanecen almacenadas en dos contenedores marítimos ubicados junto a dos balsas de riego y en un laboratorio ubicado en la llamada zona 3, ubicada entre las calles Paraje Guardicas y Diseminado La Punta.

Los 5.152 kilos de material radioactivo depositado en los dos contenedores tiene una actividad radiológica «total de 33,43 MBq (241Am) y 133,76 MBq (239+240Pu)» mientras que los 670 kilos que se encuentran en el almacén de la laboratorio tienen una actividad total de 0,77 MBq y 3,08 MBq para americio y plutonio, respectivamente, según consta en un informe remitido por el Ciemat a requerimiento de la Audiencia Nacional (AN) en el marco del procedimiento contencioso-administrativo impulsado por Ecologistas en Acción para activar en Plan de Rehabilitación de la zona.

El Ciemat había reconocido solo públicamente, a raíz de una «información periodística», que realizó dos envíos en 2016 con poco menos de 1.500 kilos de muestras que procedían los sondeos realizados en el suelo de Palomares para la elaboración del estudio de caracterización 3-D, en concreto de las 40 hectáreas contaminadas y bajo vigilancia radiológica.

Precisó en un comunicado que el primer envío fue el 10 de mayo y estaba compuesto de 76 cajas con diferentes muestras con peso total de 796 kilos y una actividad radiológica de 0.9 MBq (241Am) y 3.6 MBq (239+240Pu) mientras que el segundo se ejecutó el 29 de noviembre con 77 cajas con diferentes muestras, un peso total de 670 kilos y una actividad total de 0.77 MBq (241Am) 3.08 MBq (239+240Pu). Desde el Ciemat se ha sostenido siempre que tienen «muy baja actividad radiológica».

El informe, consultado por Europa Press y que consta de seis páginas con los anexos correspondientes a los expedientes de cada uno de los cuatro envíos realizados desde 2011 a través de una empresa de transporte «autorizada», se remite a la Audiencia Nacional después de que la Sección Séptima solicitase el 1 de febrero al Ciemat información detallada sobre este asunto.

La sala entendía así que el traslado de estos materiales era un «hecho relevante» a la hora de decidir si obliga al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) a ejecutar el plan de rehabilitación para la zona que se aprobó en 2010, por lo que también libró oficio para que aportase el inventario de «todos los materiales radioactivos» que se encuentran almacenados en los dos contenedores ubicados junto a dos balsas de riego.

En la documentación enviada a la AN, el Ciemat detalla que los materiales que están en el contenedor uno proceden «de 182 sondeos» realizados en el marco del Proyecto Indalo, que generaron «10 cajas de PVC» con un peso total de 1.280 gramos y que se trasladaron al citado contenedor el 2 de junio de 2011 por carretera.

Asimismo, están depositados 379 kilos de «materiales generados en una prueba piloto» que se realizó en 2012 y otros 796 kilos, sí reconocidos hasta ahora, que son el resultado de muestreos históricos en el marco del programa de vigilancia ambiental para controlar el contenido en Plutonio y Americio y que se trasladaron en 76 cajas el 10 de mayo de 2016 desde la sede del Ciemat en Madrid.

En el contenedor dos, según se detalla en la documentación, hay 352 kilos de muestras que se recogieron en 2008 durante la realización de la caracterización radiológica tridimensional (3D) de los suelos de Palomares para determinar la profundidad de la contaminación y que se trasladaron desde Madrid a Palomares en septiembre de 2013.

Otros 1.475 kilos del mismo origen y 870 kilos de sondeos hidrogeológicos se depositaron en 2008 al mismo tiempo que se realizaban los muestreos y los sondeos.

El Ciemat indica en su informe, adelantado por La Voz de Almería, que «si bien no se ha solicitado formalmente» por la Audiencia Nacional, el segundo envío que se realizó en 2016, concretamente en noviembre, con 670 kilos de material y que también estaba admitido, no se depositó en ningún contenedor sino que se «situó en el almacén del laboratorio de la zona 3 al no poder acceder al contenedor marítimo por encharcamiento de la zona 2 debido a las lluvias torrenciales». «Desde entonces –apuntilla– todos los materiales que constituyeron este envío permanecen almacenados en dicho lugar».

Con respecto a la segunda parte del oficio de la Audiencia Nacional, el Ciemat señala que los expedientes de los citados transportes que se incluyen como anexos «no incluyen el informe favorable» del CSN «por no ser preceptivo según la reglamentación vigente» y remarca que fueron realizados por una «empresa de transportes autorizada».

DOCUMENTAL QUE CUESTIONA LA ABOGACÍA DEL ESTADO

La Audiencia Nacional acordó incorporar al procedimiento, a instancias de Ecologistas en Acción, la nota de prensa que, conjuntamente, emitieron el Ciemat y el Ayuntamiento de Cuevas el día 26 de octubre de 2018 y en la que se decía que el traslado se realizó «sin conocimiento de Enresa ni del CSN».

Los citados documentos también incluyen una fotografía de la señalización de este «almacén temporal», señalización que dice es «simular a la que puede tener un coto de caza, sin que en ninguna zona de la alambrada aparezca señalización alguna que indique que en esos contenedores se almacena material radioactivo» y otras tres instantáneas, esta vez obtenidas de Google Earth y a diferentes escalas de tamaño, «con los dos contenedores situados junto a dos balsas de riego próximas al cementerio de Palomares».

Por último, incorpora una quinta fotografía del edificio 33 de la IR 17 del Ciemat con parte de dichos residuos radiactivos, antes de que estos fueran transportados a Palomares.

«RELEVANTE» PARA DECIDIR SOBRE LA LIMPIEZA DE LA ZONA

La sala de lo Contencioso-administrativo ya rechazó la oposición de la Abogacía del Estado a que la Audiencia Nacional indagase sobre este traslado. Esta argumentó que este traslado «no tenía relación» con la decisión sobre el plan de rehabilitación de la zona.

«Si la pretensión es que se descontamine Palomares y se pide la retirada de la tierra contaminada, tiene relación con la pretensión y es un hecho relevante que se produzca un nuevo almacenamiento en dicho lugar», indicó en su auto la Sección 7ª, que subrayó el hecho de que se supone que se «trata de tierras extraídas de ese lugar» para su análisis que «ahora vuelven al mismo es algo sobre lo que debe versar la prueba».

Ecologistas en Acción pidió una ampliación de hechos en la causa impulsada para que la AN obligue al CSN a ejecutar el Plan de Rehabilitación de la zona aprobado en 2010 tras la «información periodística» que reveló parcialmente el transporte de este material.

Fuente: EuropaPress