Cae la mayor red de distribución de artes de caza prohibidas en Andalucía

Delegado y fuerzas de seguridad y medio ambiente.

Delegado y fuerzas de seguridad y medio ambiente.
Delegado y fuerzas de seguridad y medio ambiente.

Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y la Unidad de Policía adscrita a la Junta de Andalucía se han incautado a lo largo de 2015 y durante los dos primeros meses de 2016 un total de 392 redes japonesas, artes de caza prohibidas de tipo invisibleque o bien han sido utilizadas para la captura ilícita de aves o para comercialización en establecimientos dedicados al comercio de productos agrícolas y ganaderos.

En la operación, la de mayor envergadura realizada en esta materia, han sido denunciados ocho establecimientos por la comercialización de dichas artes prohibidas y un total de 12 personas han sido denunciadas, además de una persona puesta a disposición judicial como investigado no detenido y un atestado instruido por presunto delito relativo a la Protección de la Flora, Fauna y Animales Domésticos.

En las diferentes actuaciones han sido incautadas también un jaula trampa y rescatadas 25 aves entre gorriones común, colirrojos, verderones, o jilgueros europeos.

Así lo ha indicado este martes en rueda de prensa el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, Antonio Martínez, acompañado por el jefe de la Unidad de Policía adscrita a la Junta, Francisco Llinares, quienes han mostrado todos los efectos intervenidos durante este periodo.

Las actuaciones han tenido lugar en diferentes puntos de Almería capital y en comercios de los municipios de Adra, El Ejido y Vera. En la práctica totalidad de estas actuaciones se pudo comprobar que se carecía de autorización de caza (pajaril) y de tarjeta federativa.

De igual modo, se ha actuado por cazar fuera de periodo hábil o cazar fuera de los parajes o lugares habilitados; por utilizar red abatible no autorizada (sin marchamo); atraer a las aves mediante cebaderos y bebederos artificiales; y por comercializar estas artes de caza prohibidas y poseer aves sin requisitos documentales y sanitarios, así como dificultar la labor de inspección de los agentes.