Alarma en el CAHA.

      Comentarios desactivados en Alarma en el CAHA.

Según el Instituto de Astrofísica de Andalucía, el observatorio está en situación crítica.

El personal del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) reunido en asamblea ha alertado del “grave riesgo” y la situación “crítica” en la que se halla el centro astronómico hispano-alemán (CAHA) de Calar Alto, ubicado en Gérgal (Almería), ya que “está perdiendo horas de observación debido a la falta de personal”, con lo que está “faltando a los compromisos con la comunidad científica internacional”; así como a la falta de contratos con empresas.

En una nota, el Instituto de Astrofísica de Andalucía señala que esta instalación “de referencia en Europa y uno de los principales motores de la investigación astronómica en España” afronta un periodo “crítico” después de 40 años debido a la modificación del acuerdo entre el CSIC y la sociedad alemana Max Planck en abril de 2013.

Esta modificación “abrió las puertas a un importante recorte presupuestario” puesto que “tanto la dirección del observatorio como los comités científico y tecnológico de CAHA se centraron en planificar el presupuesto más ajustado posible”, según indican desde el órgano científico.

Así, han señalado que este esfuerzo “se tradujo en una propuesta de financiación de 2,7 millones de euros anuales, muy por debajo de los 3,7 y 3,8 millones de euros que CAHA obtuvo en 2011 y 2012” y que aún así “se vio minorada por el comité ejecutivo –CSIC y Max Planck– hasta los 2,2 millones de euros”.

Sin embargo, de esos 2,2 millones, 600.000 euros proceden de remanentes del observatorio de años anteriores. “La dotación para CAHA se reduciría a 1,6 millones, una cantidad que imposibilita la viabilidad del centro y que ha motivado la dimisión de su director, José María Quintana”, han incidido desde el IAA.

RENTABILIDAD DE LAS INVERSIONES

Para el personal del IAA, esta “nueva crisis” pone “en peligro” la rentabilidad de los más de nueve millones de euros invertidos en instrumentos de última generación como la cámara ‘Panic’ y los espectrógrafos de alta resolución ‘Carmenes’ o ‘CAFE’ para mejorar la competitividad científica del observatorio, algunos de los cuales aún se encuentran en fase de desarrollo.

Dichos proyectos instrumentales, de carácter internacional, “suponen un importante retorno industrial en empresas españolas y apenas han empezado a generar resultados”. Desde la asamblea del IAA se ha hecho hincapié en la “necesidad” de que se “potencie” un observatorio como Calar Alto, el “único observatorio nacional que ofrece a la comunidad astronómica española más de 180 noches de observación al año y que permite el desarrollo de proyectos ambiciosos y que requieren gran capacidad de observación”.

Igualmente, han remarcado la necesidad de “buscar nuevos socios” tanto “autonómicos, nacionales como internacionales”, para completar el presupuesto de CAHA y hacerlo “viable a largo plazo”. Pero para lograrlo es necesario un “margen de tiempo razonable” y “el ahogo presupuestario actual de CAHA impide que se proyecte una imagen de futuro”.

El Instituto entiende que el rendimiento científico de Calar Alto es “excepcional” con más de cien proyectos internacionales que anualmente utilizan sus telescopios y la cantidad de propuestas de observación que se evalúan, hasta el punto en el que “se rechazan más del 50 por ciento de las propuestas recibidas”.

El observatorio también cuenta con “excelentes informes de evaluación externa” realizados en los cinco últimos años, a petición de su propio Comité Científico Asesor y del Ministerio de Ciencia e Innovación.